¿Por qué hay que perseguir un sueño toda la vida?

A veces nos empeñamos en demostrarle al mundo lo que somos capaces de hacer, queremos trascender como esa persona que logró su meta después de sacrificar su bienestar. Y que nos feliciten por ello, claro. Como si firmáramos un contrato con el destino, sabiendo que no podremos renunciar nunca a lo que acordamos cuando éramos niños.

Vaya, lo cierto es que los niños crecen, maduran, se rebelan y evolucionan. Los sueños también. 

Continuar leyendo «¿Por qué hay que perseguir un sueño toda la vida?»